lunes, 10 de enero de 2011

Celebrando la Navidad






Un poco atrasada, pero quiero comentarles que esta Navidad ha sido, gracias a Dios, otra hermosa Navidad; porque hemos podido estar con toda la familia; que para mí, es lo más importante de la Navidad. Mi esposo y yo somos de la ciudad de Chihuahua (Chihuahua), pero vivimos en la ciudad de Torreón (Coahuila) desde hace 9 años; así que cada año nos trasladamos a nuestra Tierra, para pasar la Navidad con los nuestros (un año con la familia de mi esposo, un año con mi familia). Y este año, hemos estado en casa de mis suegros y mis hijos han podido convivir con todos sus primos y tíos y por supuesto con sus abuelos; escuchar historias, intercambiar novedades, contar chistes, reírse de las anécdotas familiares y disfrutar de sobremesas y charlas interminables alrededor de la chimenea, mientras los más chicos corretean por toda la casa.
Esto es algo que yo disfruto enormemente y mis hijos también, y a Sara le encanta! Sobre todo porque nos salimos un poco de la rutina, no estamos tanto sobre de ella y no hay tareas ni horarios; todo es jugar, comer, ver tele, dormir y otra vez jugar.
Ella empieza a disfrutar estas fechas desde que se comienzan a preparar en el Colegio con el Coro Navideño (en el que ella siempre participa), o cuando empieza a ver en la televisión los juguetes para Navidad y cuando sacamos todos los adornos para poner el arbolito y el nacimiento. Pero lo que más le emociona es ponerse vestido y alistarse para la cena de Noche Buena y por supuesto, cuando por fin llega el día de buscar bajo el árbol los regalos.
Y esta Navidad, Santa le ha traído todo lo que ha pedido: una cocinita y un horno para hacer pasteles, un juego de mesa y un estuche de pinturas. Todo lo ha disfrutado enormemente.
El Año Nuevo lo recibimos también en Chihuahua, agradeciendo sobre todo, el poder estar ahí con toda nuestra familia, el que aún estemos todos con vida; que todos tenemos salud, que a nadie le falta trabajo, y lo afortunados que somos de poder disfrutar de una esplendida cena con nuestros seres queridos en un tibio lugar.
Y solo deseo eso para el año que viene y lo mismo para ustedes: que tengamos salud, paz interna, alegría, amor y mucho cariño para dar.
Un abrazo de todo corazón!!!

“Una persona distraída tropezó con una piedra,
una persona violenta la utilizó como proyectil,
una emprendedora construyó con ella.
Para los niños y niñas fue un juguete,
David mató a Goliat con ella,
Miguel Ángel extrajo de ella la más bella escultura. . .
Y en todos los casos, la diferencia no estaba en la piedra, si no en la persona.
No existe piedra en tu camino, que no puedas aprovechar para tu crecimiento.”

Que el 2011 sea un año lleno de piedras
Tú, qué harás con la tuya?

4 comentarios:

Graciela dijo...

Qué bonita estás Sara!!!

Esa cocinita me encanta! y las pinturitas, porque las chicas somos así :)

Lo han pasado bomba Isabell, me alegra muchísimo...sí es bello reunirse, verse con familiares, amigos que por distintas razones, no podemos hacerlo a diario.

Bueno, una piedra y qué hago??? trabajar para un mundo mejor, aunque siga siendo una utopía?! ¡así lo creo! :)

Besitos, nos vemos!!!

isabell dijo...

Gracias por los piropos para Sara Graciela.
Para un MUNDO mejor, puede ser una utopía, ya lo creo! Pero, solo para tu mundo?
Qué le hacemos Graciela, mi Padre era un idealista, y yo lo traigo en las venas.
Que cada quien trabaje su piedra pues!
Un cariñoso abrazo!!!

NOELIA dijo...

¡qué bonita metáfora! ¡me encanta! Tengo que pensar que voy a hacer con mi piedra.....

Graciela dijo...

He cumplido 51 años tesoro, aunque me digan que la vida no es así, sigo pensando igual, me gusta un mundo más justo, tolerante, humanizado.
Es lo que me dejó mi abuela paterna, trabajo todos los días mi personalidad para tratar de parecerme en algo a ella :)