sábado, 27 de noviembre de 2010

Cumpleaños en el Colegio

Pues Sara ya cumplió 10 años y festejó toooooda la semana. Así que, creo que tendremos que hacer varias entradas para cubrir el evento, porque ha tenido muchos festejos. Primero que nada les contaré que aquí en la casa, me levanté muy temprano y desperté al papá y a los hermanos para ponerle “las mañanitas” (una canción tradicional de por acá, equivalente al happy birthday) y fuimos todos a cantarle a su recámara. Ella se despertó y primero se escondió bajo las cobijas, para inmediatamente sacar la cabeza y mostrar su hermosa sonrisa de emoción. Todos le dimos su abrazo de cumpleaños, y a diferencia de otras mañanas en que tengo que andar tras de ella para que se vista y baje a desayunar; se vistió rapidísimo (con el vestido que el día anterior había escogido) y bajó contentísima a desayunar. Claro que no dejaba de preguntar a qué hora iríamos a su cole?, Que si ya tenía las velitas para el pastel? Que, qué iba a llevar para tomar? ¿????????? Y eso es con lo que voy a iniciar hoy, el festejo en la escuela. Como algunos de ustedes ya sabrán, Sara está en un Colegio Montessori (al igual que estuvieron sus dos hermanos, durante toda su educación preescolar y primaria, de los 3 a los 12 años). Y en Montessori tienen una forma muy peculiar de festejar los cumpleaños, que a mí me encanta y que mis hijos disfrutaron enormemente cada año y no lo olvidan. En esta celebración, las Guías o Maestras (que por lo general son dos por salón); invitan a la familia (papás y hermanos, y en ocasiones abuelos) del niño que cumple años, a tomar el refrigerio con el grupo; llevando un pastel y una bebida para compartir con todos. Los papás llegan a la hora acordada y si hay hermanos del niño en el colegio, les es permitido salir, para ir a tomar el refrigerio en el salón de su hermano festejado. Cuando llegamos al salón, todos los niños en sus lugares ya tienen puestos sus manteles individuales y hay una mesa especial para el festejado y su familia. Todos nos reciben muy cordialmente, y una vez que tomamos asiento; una de las Guías nos da la bienvenida y le pide a Sara que nos presente con sus compañeros (cosa que Sara hizo perfectamente bien). Después, Sara pasa al centro del salón, donde ya está preparado un tapete, una vela y un globo terráqueo. La Guía toma la vela y explica que esa vela, simboliza el Sol y también, una luz que se encendió el día que Sara nació, trayendo felicidad y amor al hogar de su familia. Enciende la vela, la coloca en el centro del tapete y les recuerda que el globo terráqueo simboliza a la Tierra y que ésta, tarda un año en darle la vuelta al Sol; le pregunta a Sara, cuántas vueltas le ha dado la Tierra al Sol desde que ella nació? Y le pide que lo ejemplifique, tomando al mundo en sus manos y dando 10 vueltas con él, alrededor de la vela, mientras todos sus compañeros le ayudan a contar. Una vez que termina, regresa a la mesa, se sienta con su familia y (la parte que le encanta a Sara!), los compañeros que quieran le pueden hacer comentarios acerca de lo que les gusta de ella y si alguien decide, también puede acercarse a darle un abrazo o, le pueden hacer preguntas como: ¿Cuál es tu comida favorita? ¿tu color favorito? ¿tu película favorita? ¿tu mascota? Si pudieras pedir tres deseos ¿qué pedirías? ¿en qué has viajado? ¿a dónde? Y la preferida de todos ¿Cuál es tu PEOR travesura? Entre otras muchas. Y les puedo decir que todas fueron muy bien respondidas por Sara, y otro dato especial, que contestó que su materia favorita son las MATEMÁTICAS (cómo ven?).
Después le colocaron las velas al pastel (que estaba en nuestra mesa) y todos le cantaron las Mañanitas. Apagó las velitas, llevaron el pastel a la cocina del salón para partirlo; mientras Sara escogía a 3 compañerit@s, para ayudarle a repartir el refrigerio en los lugares. Cada ayudante tomó una charola, y nos repartieron a todos, pastel y chocolate caliente. Después se sentaron, una compañera de Sara hizo la bendición de los alimentos (dio las gracias) para que todos pudiéramos empezar a comer. Y al final, cada niñ@ que iba terminando, recogía sus trastes y pasaba a nuestra mesa a despedirse, para salir un momento a jugar. Sara no quería que nos fuéramos, pero la acompañé a donde estaban sus amigas jugando, les tomé algunas fotos y la dejé muy contenta.
Cuando la recogí del cole, venía radiante. La llevamos a comer al restaurant que ella eligió (por supuesto, uno con jueguitos) con todo y el pesar de los hermanos adolescentes, que ya no les gustan esos lugares. Y en la tarde, su hermana Carmina, Sara y yo (el hermano estaba en exámenes semestrales y el papá en el trabajo) pusimos una película de Navidad, hicimos palomitas y comimos del pastel que sobró, hasta que dio la hora de bañarse e ir a la cama.
¡Se acabó el 17 de Noviembre! Pero no el festejo! Porque en otra entrada les platicaré de su fiesta aquí en la casa, del pastel que le hicieron sus compañeros del Tae Kwon Do, de la función de Cine que le organizó su Dentista y del Concierto al que la llevaron mis Vecinas (así es, solo faltó que la festejara el panadero). Bueno, les dejo algunas imágenes, y todo mi cariño, por haber estado también ustedes festejando con nosotras.
*Si no corre el video, piquen donde dice You tube y pongan: Sara: cumpleaños en el Montessori. Y ahí lo pueden ver!
video

martes, 23 de noviembre de 2010

Noveno cumpleaños en el Colegio






Ya festejamos a Sara por sus 10 años, y uno de los festejos que más me gustan a mí, es el de su colegio. Y también mis otros hijos y Sara, lo disfrutan mucho. Ella, desde días antes quiere alistar la ropa que se va a llevar ese día al colegio (obvio vestido, le encantan!); empieza a preguntar de qué pastel vamos a llevar y a platicar de lo que van a preguntarle sus amig@s en el pastel, así como a pensar en quién va a escoger para repartir el refrigerio. Todo, es parte de lo que se hace en Montessori en los cumpleaños, y que en la siguiente entrada les platicaré con más detalle; pero por lo pronto, les puse algunas fotos de su noveno cumpleaños en el colegio, y de otros anteriores, en las entradas de abajo.

Más cumpleaños en el Colegio





Celebraciones de Sara en el Montessori





miércoles, 17 de noviembre de 2010

¡10 años Sara!


Sara cumple hoy Miércoles 17 de Noviembre del 2010, ¡10 años! (va con el siglo).
Y ha sido una noticia bastante anunciada, porque desde meses anteriores, Sara ha estado preguntando qué se festeja en cada mes. Ella ya se sabe los días de la semana y los meses del año; al igual que las fechas importantes en que celebramos algún evento familiar o general, como la Navidad, el día de la Madre, del Niño, etc. Así que disfrutaba preguntando: en qué mes estamos? (aunque ella sabía perfectamente la respuesta) y, qué festejamos en este mes? (también, bien sabido por ella), y, qué mes sigue?, qué festejamos en ese mes?; incluso a veces le hacíamos una broma, diciéndole otra fecha u otro festejo que no era, e inmediatamente nos corregía. Todo lo que ella quería, es sentir la emoción de oírnos llegar al mes de NOVIEMBRE, para preguntar: Qué festejamos en noviembre? Y escucharnos decir: ¡El Cumpleaños de Sara! Para brincar de gusto (y mi corazón también, de verla tan feliz).
Y cuando por fin llegó Noviembre, era preguntar todos los días: que número de día era? Cuántos días faltaban? Y la emoción de ir marcando en el calendario los días que faltaban. De platicar de la fiesta, hacer las bolsitas de dulces para los invitados y los juegos que vamos a poner. Todo con un goce enorme de Sara, como si fuera su primer cumpleaños. Eso es algo que me encanta de ella, que nunca pierde su capacidad de asombro y fascinación.
Hoy vamos a llevarle pastel, a las 10 de la mañana al colegio, pues en Montessori se acostumbra una pequeña celebración (muy bonita), con todos sus compañeros y su familia de invitada; que después les platicaré.
También después les pongo fotos de su fiesta y comparto los detalles. Ahorita les dejé una de su último cumpleaños (de 9).
Por lo pronto, quiero compartirles (con un poco de pena, lo tengo que decir), una pequeña carta que le escribí a Sara a las pocas semanas de nacida y que hoy, a sus diez años, he vuelto a leer y sigo sintiendo lo mismo. Dice así:

Sara:
Te amo, te amo, te amo.
Y quiero que sepas, que voy a hacer TODO lo que esté en mis manos, y aún, lo que crea que no está.
Para alcanzarte, para facilitarte, para llevarte la VIDA y llenarte de ella.
Quiero decirte que no habrá obstáculo, ni persona, ni ley; que me impida envolverte de felicidad, conseguirte el universo; entregarte su riqueza.
Y, si en el camino dificultades encontramos; aprenderemos y seguiremos! Daremos la lucha en los peores tramos, ¡nadie! nos va a impedir, que soñemos.
Todos los días de mi vida, te entregaré ENTEROS.
Toma mi tiempo, mi paciencia, mi sueño.
Y juega con ellos mi niña; que sin Ti; para qué los quiero.
Tu mamá

martes, 16 de noviembre de 2010

domingo, 14 de noviembre de 2010

Algunos cumpleaños Antiguos






Sara va a cumplir “10 años” el 17 de Noviembre, y como este blog apenas lo empecé hace unos meses, quiero compartir con ustedes algunas imágenes de lo que han sido sus otros cumpleaños. No puse las fotos de sus primeros años (ni otras tantas), porque no las tengo en la computadora y tampoco tengo tiempo en estos días, de buscar en donde las tengo guardadas y escanearlas en la computadora (espero para el otro cumple, podérselas mostrar).
Por lo pronto, antes de que sea su cumpleaños; estaré mostrando en las entradas, algunas imágenes de sus festejos en el colegio, en sus fiestas, en los cumpleaños de sus amigas, etc. Y juro que buscaré la manera de aprender a subir videos, para ponerles el de su piñata.

lunes, 1 de noviembre de 2010

Sara Cinta Roja!!!






Como les había comentado, Sara tiene ya varios años asistiendo a Tae Kwon Do. Se inició en ese deporte porque su mejor amiga del cole lo practicaba y la invitó a conocer. Le gustó desde un principio y hasta la fecha, va con gusto. Ella no participa en los combates porque nunca le ha gustado pegarle a nadie (ni mucho menos que le peguen), ni aunque le digan que no duele, que no pasa nada, que es un juego. . . no quiere, y su maestra nunca trató de forzarla. Así que ella solo practica las formas.
De manera muy simple y resumida (porque todo esto tiene un significado muy amplio e interesante). Les comento que, las formas contienen no sólo los movimientos físicos básicos sino también los pensamientos filosóficos de este arte marcial, porque en el entrenamiento del TKD al igual que en la vida, se espera encontrar un balance. Al ejecutar las formas, hay cuatro elementos por considerarse: dirección, patrón, stance y técnica.
La dirección: es simplemente hacia donde el estudiante está orientado (se utiliza el método del reloj para impartir dirección).
El patrón: es el área que sigue el estudiante al ejecutar una forma (el cual, al terminar, habrá de volver a la posición inicial).
Stance: se refiere al posicionamiento de los pies y del cuerpo (stance frente, stance defensiva).
Técnica: es el método usado para bloquear, patear o pegar.
Lo importante de todo esto, es que para ejecutar una forma, se requiere por parte del estudiante no sólo la memorización de la dirección, patrón, stance y técnica; sino, que los exhiba con el debido balance y fuerza, en un ritmo consistente.
Esto requiere horas de práctica, y puede representar un reto para toda la vida.
Y yo les quiero decir que Sara, al igual que cada uno de sus compañeros, ha adquirido esa concentración para memorizar la dirección, el patrón y la técnica de todas y cada una de las formas, y la habilidad para exhibirlas con el debido balance y ritmo, cada vez que presenta un examen para pasar de cinta. No me dejará mentir su maestra (espero nos pueda poner un comentario si ve esta entrada, para que lo lean de su propio puño). Y aprovecho para agradecerle aquí todo lo que ha hecho con Sara, porque en esto sí puedo decir que, TODO ha sido mérito suyo. En lo académico siempre estamos nosotros apoyando, en piano, en lenguaje, hasta en la natación, estamos con ella reforzando nosotros; pero en el TKD, han sido sólo su maestra Bárbara y Sara las que se han ganado esas cintas, con el maravilloso empeño que tienen las dos, con la disciplina, el orden, el respeto y el gran Amor que le ponen a todo lo que hacen.
Quise compartir con ustedes la alegría que me da este logro más en la vida de Sara, porque no saben qué alegría le dio a ella, recibir su cinta roja; está plenamente consciente del logro que significa, y lo compartió con cada familiar y amigo con que tuvo contacto, durante toda la semana.

*En otra ocasión les platico un poco del significado de cada color de cinta (también es muy interesante).
Por lo pronto les dejé unas fotos, que fue difícil seleccionar, porque tenemos muchísimas y el video de su examen se los debo, porque no logré subirlo.